Los “bebés sin pañales” son noticia

Hace un mes, en la edición de junio, se publicó en la revista científica Pediatrics un artículo publicado por dos personas, un papá y una mamá (Jeffrey M. Bender y Rosemary C. She) de un bebé con el que practicaron eso que allí llaman “elimination communication” (higiene del bebé sin pañales). Además, se da la circunstancia, que esta mamá y este papá son médicos y trabajan en el hospital de niños de Los Ángeles.

El artículo, del que se puede consultar de forma gratuita su introducción, cuenta su experiencia con su tercer hijo y explica lo que es la “higiene natural del bebé”, en qué se basa y reflexiona sobre el progresivo retraso en la edad a la que dejan los pañales los bebés en EEUU.

Yo, todavía no he podido leer el artículo completo, pero, al haber escrito un libro sobre el tema, tengo algunas nociones sobre el paradigma actual que se defiende desde las asociaciones de pediatría, tanto de ese país como de España, y que es básicamente el paradigma establecido por el pediatra T. Berry Brazelton en 1962 (un año después de que Procter and Gamble sacara su modelo de pañal de usar y tirar Pampers o Dodot).

Hoy en día, la AEPED, la Asociación Española de Pediatría, tiene colgada en su web una “Guía práctica para padres” redactada en colaboración con Dodot. En realidad, editada por Dodot y avalada por la Asociación de Pediatría en el año 2013 donde se afirma:

Pg. 72 (de 12-24 meses): No es conveniente iniciar el aprendizaje de control de esfínteres antes de los dos años salvo que el niño lo demande porque puede favorecer el estreñimiento y entorpecer el aprendizaje.

Esto, como sabemos todas las familias de bebés “sin” pañales, no es cierto y crea falsos miedos que no están basados en ninguna evidencia. De hecho, no viene ni siquiera una nota al pie que justifique la afirmación. Ni siquiera el propio Brazelton afirmaba esto sino que decía que los pañales “simplificados” habían liberado a las madres y ya no era necesario un aprendizaje temprano. La confusión que Brazelton estableció fue entre el cuándo (meses a los que empezar) y el cómo (respetuoso/coercitivo). Es decir, se puede ser coercitivo empezando a los dos o tres años y respetuoso al empezar a conocer y comunicarte con tu bebé desde los 0 meses. No tiene nada que ver. Y que se pueda empezar a los dos años no quiere decir que esté prohibido hacerlo antes o sea peligroso, como demuestra la experiencia de cientos o miles de años, quizás, de otras culturas sin pañales.

Lo curioso, además, es que Brazelton hablaba de empezar a familiarizar al bebé desde los 18 meses pero, con el pasar de los años, se modificó (y nadie sabe muy bien por qué) a los “dos años”. En los ochenta, Brazelton, aparecía en un anuncio de Pampers de la talla 6 diciendo algo así como “no tengas prisa para quitar el pañal”.

Creo que las asociaciones de pediatría deberían ser independientes de las empresas, ya sean de lactancia artificial o de pañales, a la hora de elaborar sus contenidos. No es serio ni riguroso. Por eso, espero poder leer el artículo de estos dos padres en Pediatrics, que gracias a su propia experiencia directa y no a los dogmas pseudocientíficos que aprendieron en la universidad, tienen algo interesante que contar al mundo.

En cualquier caso, lo que digan las revistas científicas no es la última palabra, lo importante son las relaciones únicas y diversas que se establecen en cada familia a pesar de los condicionantes empresariales y laborales, muy opresivos en la actualidad, con la crianza.

Entrevista en El Blog Alternativo sobre el libro Bebés “Sin” Pañales. Nuestra experiencia

Aquí os dejo el enlace de la entrevista que me han hecho en El Blog Alternativo a propósito de mi libro Bebés “Sin” Pañales. Nuestra Experiencia: http://www.elblogalternativo.com/2017/05/19/higiene-natural-del-bebe/

Si os interesa comprar el libro, aquí está la forma de conseguirlo: www.bebessinpanales.com

También lo podéis conseguir escribiendo un correo a info@lasinterferencias.com

¡Por fin pude publicar el libro! Ya está aquí Bebés “sin” pañales. Nuestra experiencia.

bebes_sin_panales

Este libro, “Bebés sin pañales. Nuestra experiencia” lo escribí en su mayor parte durante los primeros dos años de mi hijo, pero no ha sido hasta ahora que he tenido el tiempo de reunir y corregir los textos para publicarlo. En él cuento nuestra experiencia al aprender a comunicarnos con nuestro bebé para usar el mínimo de pañales posible. Lo he publicado con Editorial Manuscritos, su precio es de 12 euros más gastos de envío y puedes pedirlo en info@lasinterferencias.com.

Texto de la contraportada:

Según diferentes estudios, cada niño gasta entre 5.000 y 6.000 pañales y cada uno de esos pañales tardará entre 250 y 500 años descomponerse. ¿Cuánta energía, árboles y plástico son necesarios para fabricar los pañales de usar y tirar? ¿Cuánta energía se derrocha en lavar los pañales de tela?

Tenemos una responsabilidad sobre los desechos contaminantes que dejamos en el mundo que habitarán nuestros hijos y nietos. No deja de ser una paradoja que para que nuestros bebés no manchen la ropa o nuestro hogar permitamos ensuciar nuestro hábitat. Por criterios de comodidad, aceptamos ser agentes activos en la depredación y contaminación de la naturaleza, nuestro hogar y el de las próximas generaciones.

Creo que el cuidado de nuestro ecosistema necesita que cuidemos a nuestros bebés de otras formas. Debemos encontrar diferentes maneras de abordar los cuidados en general: el cuidado a las madres solitarias, el cuidado a los que cuidan; recuperar los vínculos ancestrales con nuestras raíces, nuestros linajes. No es fácil cambiar una pequeña parte de las cuestiones importantes sin modificar el todo de forma integral.

Ahora puedes leerme en www.lasinterferencias.com

Ha pasado mucho tiempo, volví a mi trabajo en el programa de televisión de la UNED, cerré la tienda online de “La casita de Algodonales” y ahora puedes leerme en www.lasinterferencias.com , un blog en el que me siento muy a gusto y que tenía muy abandonado y con el corazón partío con este. Los he integrado y allí escribo sobre reseñas de libros, maternidad, fertilidad, menstruación, lactancia, bioética, biopolítica, industrialización, evolución, otras culturas…

Sobre el tema “sin pañales” creo que en otoño podré anunciar por fin la publicación de mi libro sobre el tema, con bases históricas, antropológicas y mi experiencia personal (incluso un comentario sobre mi experiencia con un segundo hijo…).

Un abrazo. Podéis escribirme a info@lasinterferencias.com si me queréis encontrar.

La madre patriarcal

No está de moda admitir que gran parte de las mujeres ha sido corresponsables en el mantenimiento del patriarcado y, más en concreto, en el control de la sexualidad y maternidad de sus hijas. Acabo de encontrar un ejemplo histórico en el que se ve como una madre patriarcal romana y un “experto” opinan y discuten entre ellos sobre lo que tiene que hacer una hija y un bebé con su lactancia. La madre castra la simbiosis madre-bebé con el argumento del “porsubien” (por el bien de la hija). El experto ajeno a la familia lo hace con otro argumento del “porsubien” (por el bien del bebé), en este caso un argumento bioclasista/racista, ya que el bebé se podría “contaminar” a través de la leche del pueblo. Todos eran de clase aristocrática y vivían bajo el patriarcado legal y social romano. El experto además era lo que hoy llamaríamos intersexual, demostrando que eran argumentos que estaban implantados en la clase alta en general, no solamente en los “hombres”:

“No todo el mundo aprobaba la práctica de usar nodrizas, pero estaba bien implantado. Aulus Gellius recuerda cómo acompañó al filósofo Favorinus a visitar a uno de sus últimos alumnos, un senador de una familia noble. Su mujer acababa de tener un hijo, y Favorinus deseaba darle la enhorabuena: “Cuando le dijeron lo largo que había sido el parto, lo difícil que había sido, y que la chica, superada por los esfuerzos y la falta de sueño estaba ahora durmiendo, él comenzó a hablar. “Sin duda, dijo, “¿ella amamantará a su hijo con su propia leche?”. Pero la madre de la chica dijo que tuvo que ser salvada de esto, y hubo que conseguir nodrizas para que la cansada y difícil tarea de amamantar no se sumara a los dolores que había sufrido durante el parto”. Esto enfureció a Favorinus, “¿te crees que la Naturaleza proveyó a las mujeres con pezones como si fueran lunares?” Y siguió así por un rato. Los argumentos que usó eran un poco falaces ya que argumentaba que: “si de la que piensas proveerte de leche es una esclava o una persona de antecedentes serviles, y, como suele pasar, de origen extranjero y bárbaro, si es deshonesta, fea, inmodesta, bebedora,” algunas de sus cualidades desafortunadas podrían ser transferidas al niño que alimenta, a través de la leche. Las autoridades modernas podrían estar de acuerdo en principio, aunque el efecto que postularían sería psicológico más que fisiológico. Favorinus, un Galo Helenizado de Arles, del que se decía fehacientemente que era hermadrodita, era un filósofo prominente en el reino de Adriano y en la primera parte del reinado de Antoninus Pius.”

Tanta empatía mal enfocada, tanto “porsubien” ignorante, peligroso para la salud de ambos y que iniciaba una relación de mutua desconexión que se transmitía de generación en generación en las clases gobernantes…

Creo que es necesario estudiar el papel de la madre patriarcal para evitar sesgos sexistas en el estudio del patriarcado (por ejemplo, cuando se dice que es “el hombre” en abstracto el que ha intentado siempre controlar la sexualidad de la mujer). En la aristocracia romana eran las madres las que educaban a los hijos como futuros líderes durante sus primeros años.

“Meditaciones” de Marco Aurelio

marco_aurelio

Hoy me planteaba la corresponsabilidad de las mujeres en el mantenimiento del patriarcado, en este caso el patriarcado romano, y he llegado a este texto de Marco Aurelio en el que se acuerda de su padre, su madre y su nodriza. Tomado de http://www.imperivm.org/ :

4. Camino siguiendo las sendas acordes con la naturaleza, hasta caer y al fin descansar, expirando en este aire que respiro cada día y cayendo en esta tierra de donde mi padre recogió la semilla, mi madre la sangre y mi nodriza la leche; de donde, cada día, después de tantos años, me alimento y refresco, que me sostiene, mientras camino, y que me aprovecha de tantas maneras.

Sigo reflexionando sobre este tema, ya que las madres de las clases altas se dedicaban a educar (de criar se encargaba la nodriza y criadas) a los futuros líderes durante los primeros años y apoyaban plenamente las leyes patriarcales romanas.

“No es conspiranoia, se llama Capitalismo y Estado” (del blog Las Interferencias)

Copio y pego un post de mi otro blog, Las Interferencias: http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2015/10/no-es-una-conspiranoia-se-llama.html

Luther Emmett Holt

Investigo quién fue el primer pediatra de masas que difundió la idea de “dejar llorar” y no ser empático con las necesidades de los bebés y llegas a Luther Emmett Holt, pediatra del Instituto Rockefeller (por cierto, también el personaje que difundió aquello del “dale cada 3 horas” y gran investigador del contenido de la lactancia materna para
mejorar la leche de fórmula…). Estudio la amenorrea/anovulación de la lactancia materna y el MELA, llego al consenso de Bellagio, que se llama así porque se reunieron los científicos en el Centro de Bellagio de la Fundación Rockefeller. Sigo la trayectoria de Elsimar Coutinho, el científico que sale en el documental La Luna en Ti y creador del DepoProvera, y veo que trabajó en el “Rockefeller Institute for Medical Research”, además de ser pionero de la reproducción artificial.  Veo que también escribió su libro “¿Es la menstruación algo obsoleto?” durante una residencia en el Centro de Bellagio. Ayer me compro un libro sobre la dieta sin trigo y la celiaquía, comienzo a leer y en el primer
capítulo explican cómo un genetista, Norman Burlaug, creó el trigo estándar que se come en todo el mundo, el “trigo enano de rendimiento excepcional”, a base de intensas hibridaciones y que puede que sea la causa de muchos problemas de salud... ¿Dónde realizó las investigaciones? En el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, que surge como resultado de un programa cooperativo de investigación entre el Gobierno de México y la Fundación Rockefeller en los años 1940-1950. Estudio el concepto de “empoderamiento” y llego a Gita Sen, financiada por las fundaciones Ford y Rockefeller o a Caroline Moser, subvencionada por la Fundación Ford. 

No en vano las elites del capitalismo se unen en la industria petrolera, banquera, militar y biopolítica. No es “conspiranoia”, se llama Capitalismo y Estado, que tienen en su propia
lógica y dinámica interna el objetivo de acrecentar los beneficios, la tendencia natural al monopolio y, no lo olvidemos, también a aumentar el poder, el control y el “progreso”. 

El Estado tiene en su propia esencia una estructura militar jerárquica, y ese es el modelo aplicable a la fábrica industrial-ejército, al hospital-fábrica o al colegio-ejército.
Las y los poderosos tienen el dinero para investigar y dirigen la investigación o las políticas en cada momento hacia sus propios intereses de clase, a crear nuevas necesidades sin preocuparse por los efectos a medio y largo plazo.  Por otro lado, las estrategias empresariales o políticas, inspiradas siempre en el campo militar, no son monopolio de las elites. Cualquier pequeña empresa o proyecto personal tiene que aplicar las mismas reglas si quiere participar en el juego. El pensamiento imperialista y domesticador busca el control total sobre la vida, y la industrialización condiciona, a su vez, la forma en la que esto se lleva a cabo.

Es más viejo que el toser… No tiene nada de extraño ni maravilloso.

Luther Emmett Holt

El tipo de la foto de arriba es el pediatra Luther Emmett Holt. Su libro, publicado en 1894, se puede leer aquí, donde podéis ver la maravillosa tabla de horarios de amamantamiento. Al parecer llegó a sus “conclusiones”, en lugar de observando el funcionamiento de la lactancia materna real, estudiando el tamaño de los estómagos de los bebés

Cada 3 horas, no más de 20 minutos en total… (haz click en la foto para ampliar)

Como podemos leer en el libro “How We Do It: The Evolution and Future of Human Reproduction” escrito por Robert Martin (donde dice “madre trabajadora” se entiende que “asalariada industrial”, las madres han trabajado y han criado desde el principio de los tiempos sin problemas): 

“Como la cultura ha influenciado en gran forma el maternaje en todas las sociedades modernas humanas, no es fácil decidir qué es “natural” para nuestra propia especie. En el pasado, autoproclamados expertos preocupados ellos mismos por reglas ordenadas, proveían de consejos que ignoraban en gran parte a la biología. Hasta la mitad del siglo XIX, los médicos y las guías raramente proponían horarios rutinarios para la lactancia materna. Entonces, las cosas cambiaron rápidamente mientras la revolución industrial se abría paso y las madres trabajadoras se hicieron muy comunes. A comienzos del siglo XX los horarios rígidos en la lactancia materna eran la norma en el mundo industrializado. Esta nueva aproximación al amamantamiento, acompañada por la reducción de la duración recomendada de dos años a uno, fue fomentada por pediatras pioneros como Luther Emmett Holt en Nueva York y Thomas Rotch en Boston. Modas paralelas ocurrieron en Inglatera, Francia y Alemania. El best-seller de Holt, “The Care and Feeding of Children: A Catechism for the Use of Mothers and Children’s Nurses” se publicó por primera vez en 1894. Finalmente tuvo unas 75 ediciones e impresiones y fue considerado como un texto definitivo en cuidado infantil hasta 1940. 

La norma de Holt de que los niños deberían ser alimentados en intervalos de tres horas a lo largo de la mayor parte del primer año deriva de su estudio de 1890 de los estómagos de bebes muertos. Midió el volumen de cada estómago apretándolo por los extremos y llenándolo con agua. Para calcular sus horarios de alimentación, dividió el total de cantidad de leche ingerida entre el estómago lleno promedio. En un estudio fascinante de 1987, el pediatra americano Marshall Klaus revisó la noción de horarios rígidos de alimentación y satirizó sobre la regla de Holt como “la teoría del depósito de gasolina”. 

Para profundizar: 

Luther Emmett Holt no fue el “inventor” de los horarios rígidos y las normas que boicotean las lactancias, fue el que las introdujo en la cultura popular de forma masiva. El post “Tabúes históricos sobre la lactancia materna” habla de algunos precedentes históricos, poco conocidos y leídos por la gran mayoría de la población: http://www.lacasitadealgodonales.com/blog/?p=1839

 

- “La historia del entrenamiento para dormir en Alemania”. Este artículo señala la posibilidad de que las ideas que Emmett Holt difundió de forma masiva sobre el “dejar llorar” a los niños una, dos o tres horas hasta que se durmieran se vieron quizás influenciadas por un libro alemán de 1891 “Das Buch der Mütter” de Marie Susanne Kübler, una autora de libros para “amas de casa”, aunque quizás también enfocados al importante descanso de las mujeres asalariadas que después tenían que rendir en la fábrica. Una hipótesis interesante sobre el momento en el que el sueño infantil se convirtió en un problema:

Marie Susanne Kübler
Das Buch der Mütter”

: http://www.phdinparenting.com/blog/2011/5/9/the-history-of-sleep-training-in-germany.html 

- “Origen del modelo de ama de casa”, fragmento del libro Feminicidio o autoconstrucción de la mujer, de Prado Esteban Diezma y Félix Rodrigo Mora. 
CONTINUARÁ… 

Dioses y diosas patriarcales…

tin7

El Origen de La Vía Láctea (1575) es una obra de Tintoretto expuesta en la National Gallery. “La fuente probable de este tema fue probablemente un libro de texto de botánica bizantina, “Geoponica”, en el que se narra cómo Júpiter, queriendo inmortalizar al niño Hércules (cuya madre era la mortal Alcmene), le aupó al pecho de la durmiente Juno. La leche que salió disparada formó la Vía Láctea, mientras que otra parte cayó hacia abajo dando lugar a unos lirios”. Tomado de: http://www.nationalgallery.org.uk/…/jacopo-tintoretto-the-o…
A ver, diosecillos, hay que pedir permiso para poner a un bebé desconocido en el pecho de quien sea. ¿Y qué es eso de robarle el niño a una mortal? ¿Y qué es eso de separar al bebé Hércules de su mamá Alcmene? ¿Y qué es eso de que Juno intentó evitar que naciera Hércules atando las piernas de Alcmena cuando estaba embarazada? ¿Y qué es eso de que Júpiter (Zeus) abusó sexualmente de Alcmene haciéndose pasar por su marido para dejarla preñada? Dichosos dioses y diosas patriarcales…

Carta a “La Paz”

11150523_838220339565726_1421538625645765564_n

Fotografía: Alicia Bendito

Han pasado tres años y medio y una serie de acontecimientos vitales me han permitido, por fin, hablar sobre mi primer parto. Fue un parto en casa intenso y con algunos bloqueos personales. Fue un parto asistido por una matrona colegiada pero vivido en secreto, ya que pensamos que no contarlo a familiares y amigos nos protegería de sus posibles comentarios negativos respecto a nuestra decisión. La realidad es que esta visión de estar haciendo algo casi prohibido no ayuda a que el parto fluya, tampoco ayuda que no exista una coordinación real entre los partos en casa y los hospitales del Estado, como sí existe en otros países como Reino Unido y Holanda.

Si hay un problema no eres bienvenida en determinados hospitales estatales y llegas estigmatizada. Por otro lado, algunas personas elegimos parir en casa porque no estamos de acuerdo con cómo se aborda el parto normal en los hospitales, de una forma demasiado intervencionista y muchas veces violenta, y porque pensamos que la experiencia va a ser más respetada en nuestro propia casa, siempre que sea un embarazo de bajo riesgo y se cumplan unas medidas de seguridad. Pero, ¿puede ser seguro si somos personas non gratas en los hospitales que hemos elegido en nuestro plan de parto o son los más próximos para atender las posibles complicaciones?

Es la pescadilla que se muerde la cola. Este divorcio entre dos mundos, el del parto en casa y el mundo hospitalario, significa que se convierten en antagónicos cuando deberían trabajar conjuntamente o complementarse.

La aproximación a la memoria de este evento tan trascental en nuestras vidas ha necesitado de varios años de reposo y un nuevo parto lleno de oxitocina natural, un parto imparable, doloroso y sencillo para poder abordar la vivencia pasada del primero. Es decir, he necesitado que el tiempo y la madurez me ayudaran a enfrentarme a lo vivido y pudiera volver al pasado para cerrar un ciclo y darle un sentido. El segundo parto me ha dado la energía y la fuerza para que sea más fácil hablar del primero, pero aunque no hubiera tenido más hijos también habría escrito esto tarde o temprano. Pensar que pasando página los traumas se curan solos creo que es un error. Nunca se van, solamente parecen dormidos, como fantasmas que vuelven a atormentarte una y otra vez… Hay que mirarlos a la cara, aunque duela, para poder superarlos y salir reforzadas.

Con la esperanza de que mi experiencia pueda servir a otras personas en la toma de sus decisiones y que mejore el trato humano recibido en los hospitales me atrevo a compartir un parte de mi intimidad y mis vivencias personales (¡gracias a todas esas valientes que se han atrevido a hablar de violencia y agresividad en sus partos y pospartos antes que yo!). Tenemos que ser conscientes que el silencio, independientemente del lugar donde se desarrollen los partos, colabora con la perpetuación de las malas prácticas e impide que las cosas mejoren. No es una queja al uso porque en realidad lo que busco es un cambio y una entrevista con las personas que no me trataron en el hospital como yo creo que debían haberlo hecho. No me interesa ni el dinero ni el victimismo. Me hago responsable de mis decisiones para bien y para mal, reconozco mis aciertos y mis errores.

Sobre los bloqueos personales me gustaría hablar largo y tendido pero tendría que hacerlo en otro post. Casi cuatro años después de la experiencia lo puedo decir y repetir una y otra vez burlándome de mi orgullo: no lo podía saber en ese momento y ningún curso podía prepararme, pero no estaba preparada para un primer parto domiciliario dadas mis circunstancias vitales durante ese embarazo (lo viví en pleno conflicto laboral y sin maternaje), la mochila que llevaba a cuestas de adoctrinamientos varios y la pérdida de la cultura del parto en casa. Además, creo que tenía que haber sido trasladada al hospital mucho antes de lo que lo hicimos. Pero todo ello no es motivo ni justificación para todo lo que vino más tarde. Por mucho que lo intentaran, ni me averguenzo ni me autoodio.

Después del traslado, fui maltratada en el hospital por haber parido en casa y se me dio de alta sin tratar, sin advertirme ni marcar un tratamiento o un control sobre mis niveles de hemoglobina en sangre lo que me puso en verdadero peligro durante el primer mes de vida de mi hijo. Todavía pienso que fue un milagro que consiguiéramos mi hijo y yo establecer la lactancia materna como lo hicimos en esas circunstancias. Hasta hubo quien pudo pensar que sufría depresión posparto cuando lo que tenía era una anemia terrible…

Me encuentro, por tanto, en terreno de nadie. Las personas que no aprueban el parto domiciliario asistido por matronas dirán que soy una irresponsable y creerán que este escrito les da la razón. No es así y la experiencia holandesa, entre otras, creo que lo avala. Esto no impide tratar de comprender y asumir las dificultades crecientes que se observan también en los partos en casa y que bien señala Michel Odent en su último libro (por ejemplo, se detecta que cada vez son más largos). Por otro lado, las personas que apoyan el parto en casa casi nunca hablan de las experiencias que no salen bien, no se habla de los que tienen problemas y casi nadie publica sus historias de parto dificultosos o que tuvieron que requerir un traslado al hospital.

Esta es la carta que he enviado a La Paz (he borrado los datos personales o características físicas que pudieran identificar a personas concretas) para quejarme del trato y solicitar una entrevista con las personas que me atendieron. Puede que tenga un estilo demasiado “legalista” y quizás frío. No es mi “idioma” pero he preferido usar el formato que creo que mejor comprenderán y al que están acostumbrados, mezclándolo con palabras que salen del corazón. Escribirlo ha sido muy sanador y se han curado muchas heridas… No quiero guerra, quiero paz, pero no una falsa “Paz” después de la Guerra (Civil), como bien ilustra el origen del nombre de esa institución

 

AL CENTRO HOSPITALARIO PÚBLICO UNIVERSITARIO “LA PAZ”

SERVICIO DE ATENCIÓN AL USUARIO

PASEO DE LA CASTELLANA, 261, 28046, MADRID

Madrid, 30 de octubre de 2015

Yo, Tania Gálvez San José, ante este organismo comparezco y formulo esta queja contra el trato recibido en el servicio de Maternidad del Hospital Universitario de La Paz y solicito entrevista con la matrona de la planta nº11 que me atendió mientras estuve ingresada (cesáreas) o el Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología de la Maternidad de La Paz en su defecto por los siguientes

MOTIVOS

Primero.- En 7 de abril de 2012 a las 22:20 nació mi hijo en mi domicilio del barrio de Tetuán de Madrid, en un parto en casa asistido por una matrona colegiada y especializada en este tipo de partos. Todo el embarazo fue seguido en el centro de salud y de especialidades José Marva de Madrid, siendo un parto de bajo riesgo y, en el plan de parto presentado a mi matrona quedaba previsto que, en caso de surgir cualquier complicación o urgencia durante el mismo (como fue el caso), el hospital elegido por su cercanía para mi asistencia sería La Paz.

Segundo.- Después de nacer mi hijo decidimos llamar al Samur 112 y desplazarnos a La Paz ya que la placenta no era expulsada y consideramos que era más seguro, dada la evolución del parto, extraerla en un medio hospitalario y comprobar que no quedaban fragmentos con un ecógrafo. Además, después del nacimiento había perdido el conocimiento durante unos instantes y me fue administrado suero por este motivo.

Una vez que llegamos a La Paz para extraer la placenta (mi bebé y yo juntos en todo momento) recibí el comentario hiriente de dos ginecólogas que me dijeron, sin motivo aparente, que “dejara de reirme, que lo mismo tenían que hacerme un legrado con anestesia general”. En ningún momento, como comprenderán dado mi estado, estaba riéndome. Sólo intentaba mantener la calma y una actitud cordial, quizás sonriendo (¡acababa de nacer mi primer hijo y de convertirme en madre!), pero en ningún momento faltando al respeto como sí se me faltó a mí. Ese comentario me hizo bajar de repente a la dura realidad amenazante de un hospital como el suyo. Tenía que dejar de sonreir, lo que hice asustada al instante. Llegó otro ginecólogo y tirando de la placenta (no sentí ningún dolor en ningún momento) salió. Su trato fue respetuoso, hizo su trabajo de forma correcta sin realizar comentarios ni juzgar (en el informe clínico, historia clínica XXXXXX, pone “alumbramiento extracción manual de placenta a las 2:30 horas del día 08-04-12. Placenta completa. Membranas completas”). Las ginecólogas de antes revisaron con el ecógrafo que no quedaran restos, exploraron con la mano y me subieron a planta. Mientras, a mi hijo le hicieron todas las pruebas y mediciones que consideraron pertinentes. Me hubiera gustado que no me lo separaran de mí y que esas pruebas se hubieran hecho en otro momento.

Tercero.- Una vez en planta (XXXXX), el maltrato psicológico y verbal por parte de diferentes enfermeras, matronas y auxiliares continuó. Se continuó criticando y opinando sobre mi decisión de parir en casa, invadiendo mi intimidad y cuestionando mis ideas. Durante toda mi estancia (desde el 8-11 de abril de 2012) se hacían comentarios no solicitados o preguntas sobre mis motivos para haber elegido parir en casa o juicios de valor negativos sobre mi decisión. Hasta el punto de que una profesional, a la que le estaré eternamente agradecida por haberme enseñado a amamantar y por haberme defendido de los comentarios hirientes de sus compañeras, les dijo a algunas de ellas que pararan. Ese es el tipo de profesional respetuoso, valiente, no corporativista y que, sobre todo, realiza bien su trabajo que debería ser el emblema de su institución.

Cuarto.- Después de dos noches sin dormir cada vez que el personal sanitario entraba en la habitación se hacía sin las mínimas condiciones de respeto como hablar bajo o no encender las luces, condiciones que sí se contemplan en otros hospitales a día de hoy (he visto carteles en este sentido en los paritorios del 12 de Octubre y sí se respeta en el hospital de Torrejón). En nuestra habitación se entraba a cualquier hora del día o de la noche sin llamar, encendiendo luces y haciendo ruido, incluso cuando dormíamos o lo intentábamos.

Cinco.- Al día siguiente de nuestra llegada, la matrona me dijo que me tenía que duchar. Le dije que creía que me iba a caer porque me notaba muy débil y ella insistió. Efectivamente, me derrumbé y ella casi ni me podía sostener. ¿Era necesario dar órdenes como si estuviéramos en el Ejército o en la Mili? ¿Por qué tenía que ducharme si no me encontraba bien? Recuerdo que en los análisis de sangre que me fueron realizados en la madrugada del 8 de abril, a mi ingreso, tenía unos valores de hemoglobina en sangre de 8,2. Esto no lo supe hasta que solicité mi historia clínica un mes después y la recibí un tiempo más tarde.

Sexto.- Al día siguiente de mi ingreso no conseguía orinar con normalidad y me pusieron una sonda. Me quejé de que tenía sensación de cistitis, me hicieron un análisis y lo descartaron. Sin embargo, la sensación de cistitis fue a más durante los siguientes días. Al salir de La Paz fui a mi centro de salud, analizaron la orina y efectivamente tenía cistitis. Una vez que me tomé la medicación mi vida cambió a mejor. En el hospital relacionaron mis dificultades para orinar a que como el parto había sido en casa no había sido sondada como se hace en el hospital. También se achacó mi nerviosismo y ansiedad para ser sondada a un supuesto estrés por el parto en casa, en realidad mi ansiedad era creciente debido al maltrato recibido nada empático con mi persona y cuyo único objetivo era culpabilizarme y amonestarme por mi decisión personal de parir en casa asistida por una matrona colegiada.

Séptimo.- Una enfermera o auxiliar (no lo sé) hizo comentarios burlones criticando costumbres de otras culturas (y de la nuestra antes de la industrialización) como el descanso en la cuarentena. En concreto, sobre mi compañera de habitación, hindú y la costumbre existente en su país de descansar durante 40 días en cama y ser cuidada por la familia/comunidad. A este respecto me gustaría comunicar para su reflexión, que ya me gustaría a mí que aquí en España existiera esta costumbre todavía hoy en día, donde después de parir nos encontramos cansadas y solas entre cuatro paredes junto a un bebé en brazos y sin ninguna experiencia para criarlo, bebé al que hay que cuidar y alimentar durante las 24 horas del día, estemos anémicas (como fue mi caso) o no. No estamos enfermas pero necesitamos ayuda y un trato al menos respetuoso si es que no puede ser cariñoso o empático.

Octavo.- Uno de los días de mi ingreso en la maternidad de La Paz vino a visitarme una amiga. La matrona/enfermera, antes citada con el tema de la ducha, me dijo que moviera mi mesa (estaba comiendo) para no invadir el espacio de la otra familia y así lo hice sin quejarme, oponer ninguna resistencia o emitir comentario alguno (tampoco la otra familia hindú, de la que me hice amiga, se había quejado de nada). En ese momento dijo “tú sólo sabes molestar”, sin que yo hubiera dicho o hecho nada. Mi amiga se quedó muy sorprendida e indignada por el trato que estaba recibiendo.

Noveno.- Dejo para el final el error más grave de los tratos recibidos. La negligencia de darme el alta sin informarme de mi nivel de anemia y sin recetarme hierro ni la correspondiente revisión/análisis de sangre en mi centro de salud. Al llegar a La Paz se me realizaron análisis de sangre que dieron como resultado (8 de abril de 2012 a las 2:54) un nivel de hemoglobina de 8,2. Sin embargo, en la hoja de “registro de urgencias” no pone nada en “recomendaciones al alta”. En la hoja evolutiva en “tratamiento” tampoco pone nada. En el informe clínico en Tratamiento pone “no precisa” (nº de Historia Clínica XXXXXX). En la historia clínica hay una hoja con un texto escrito a mano en el que se habla del tratamiento para mi dificultad para orinar y el respectivo sondaje, pero no pone nada de que debiera tomar hierro o de que se estuviera valorando una transfusión. Esta negligencia provocó que los primeros días en casa me encontrara muy débil, con taquicardias al subir las escaleras de mi domicilio (un tercer piso sin ascensor), palidez extrema y que incluso hablara en sueños.

El día 27 de abril me realicé análisis de sangre en mi centro de salud de la calle Villaamil dando como resultado 7,6 de hemoglobina. Mi médico nos llamó alarmado a nuestros teléfonos personales al ver los datos y recomendó que volvieramos de urgencias a valorar transfusión. Eso hice e ingresé de nuevo ese mismo día con alta el 28 de abril (planta XXXX). A mi salida, después de la correspondiente transfusión, tenía 10,3 de hemoglobina y esta vez sí salía de La Paz con el tratamiento de Ferrosanol 100 2 pastillas diarias. Todos los síntomas antes citados desaparecieron. Considero que mi vida estuvo en peligro debido a esta negligencia médica y que hay una relación entre la misma y los prejuicios contra el parto en casa que existen en el personal sanitario de La Paz.

Por todo lo expuesto, además de interponer una queja por el maltrato recibido

SOLICITO

Primero.- Una entrevista con la jefa de las matronas/enfermeras de la planta XX que me atendió. No sé su nombre, solamente recuerdo que tenía el pelo XXXXX y XXXXX. Me gustaría poder exponer mi opinión sobre el trato recibido y la falta de respeto a mis ideas y opciones sobre el parto en igualdad de oportunidades, ya que cuando las sufrí no podía defenderme ya que me encontraba en uno de los momentos más vulnerables de mi vida: acababa de nacer mi hijo, tenía mucha anemia y me encontraba psicológicamente traumatizada por el trato recibido. El objetivo que mueve la petición no es el revanchismo o la búsqueda de una indemnización económica, sino iniciar un diálogo que conduzca a que ninguna otra mujer, ni por consiguiente su bebé, tenga que pasar por lo que yo pasé en la Maternidad de La Paz.

Segundo.- Que se cumpla y se respete en la Maternidad de La Paz:

- El artículo 14 de la Constitución Española:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

- La Declaración de Lisboa de la Asociación Médica Mundial:

1a. Toda persona tiene derecho, sin discriminación, a una atención médica apropiada.

2a. El paciente tiene derecho a elegir o cambiar libremente su médico y hospital o institución de servicio de salud, sin considerar si forman parte del sector público o privado.

Solicito, por tanto, que no se cuestionen las ideas sobre el parto en casa, como tampoco deberían cuestionarse las opciones de vida, las ideológicas, políticas, culturales o religiosas de los pacientes, o de cualquier otro aspecto de su vida privada. Así mismo no se debería proporcionar un peor servicio o realizar acoso verbal o psicológico a las personas que paren en casa y que, por el problema que sea, tienen que ser trasladadas a su hospital. Por ejemplo, como tampoco se le debería cuestionar a un ciclista que llega de urgencias por un accidente de tráfico su opción de usar ese medio de transporte en la sala de operaciones o en su posoperatorio. Se le debe atender bien, dentro del mutuo respeto que debe existir en cualquier relación humana. Además, si en un futuro la Seguridad Social financiara el parto domiciliario seguirían siendo los hospitales los que atenderían los partos de riesgo y los domiciliarios en los que surgen complicaciones, existiendo una buena comunicación y coordinación entre matronas de parto en casa y maternidades hospitalarias, lo que repercutirá en mejores partos, más seguros para las mujeres y sus hijos.

Tercero.- Que todo el personal de la Maternidad de La Paz tenga acceso a la siguiente información para su consiguiente reflexión, dados los prejuicios contrarios a la evidencia científica respecto del parto domiciliario del anterior Jefe de Servicio de Ginecología de La Paz, Antonio González González[1]:

  • El parto en casa no es una práctica ilegal en nuestro país.
  • El parto en casa asistido por una matrona colegiada no es una imprudencia[2]. El Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona ha editado una guía para su asistencia[3]. Cuando se han dado tres condiciones básicas de seguridad en el nacimiento: unicidad (exclusión de gemelos u otros partos múltiples), embarazo a término y asistencia sanitaria, el desarrollo del parto en casa no ha estado asociado, tampoco en España, a un mayor riesgo para la supervivencia del bebé[4].
  • En el Reino Unido el parto en casa está subvencionado por la Seguridad Social desde el año 2009 y existe una coordinación entre matronas y hospitales. El parto en casa se contempla como una opción segura y legítima (ver las recomendaciones del National Institute for Health and Care Excellence[5]). Es normal el traslado al hospital cuando surge alguna complicación o se prevé que pueda surgir.
  • Incluso aunque el parto en casa fuera una práctica ilegal, que no es el caso, o se hubiera realizado sin asistencia médica o incluso de forma temeraria en un embarazo de alto riesgo, el deber de los profesionales sanitarios no es juzgar, amonestar o castigar a los pacientes sino tratar de curarlos. Emitir juicios cuando ni siquiera el paciente se puede defender ni exponer su punto de vista al mismo nivel es, además, vil y cobarde.

Por todo ello, SOLICITO que admita este escrito, tenga por formulada esta reclamación y también que apruebe mi petición de entrevista con la responsable de la planta XX en la que estuve ingresada o en su defecto el Jefe de Servicio de Obstetricia y Ginecología de la Maternidad de La Paz. Espero me comuniquen su decisión y la posible fecha de esta entrevista en el plazo más breve posible.

Firma:

[1] http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2012/09/02/oigo-parto-agua-ponen-pelos-punta/624293.html?fb_action_ids=10153614539396138&fb_action_types=og.recommends

[2] La Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) pide que la sanidad pública financie el parto domiciliario: http://www.federacion-matronas.org/rs/1331/d112d6ad-54ec-438b-9358-4483f9e98868/043/fd/1/filename/posicionamiento-parto-domiciliario-fame-def.pdf

[3] www.coib.cat/uploadsBO/Noticia/…/GUIA%20PART%20CAST.PDF

[4]http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/22935/1/ec7773_v8n1_2012_ENFERMERIA_COMUNITARIA_REVISTA_DIGITAL_ISSN-_1699-0641.pdf

[5] http://www.nice.org.uk/guidance/cg190/chapter/1-recommendations#place-of-birth

homepage_logo

ACTUALIZACIÓN 4 DE DICIEMBRE DE 2015

Hace unas semanas me llegó esta carta de La Paz a mi domicilio. Las disculpas están bien, pero yo solicitaba una entrevista personal y eso lo han obviado. Aunque esa persona concreta esté jubilada imagino que habrá algún responsable que no lo esté.  También obvian toda la parte relativa a la negligencia médica.

La respuesta me parece agridulce. Creo que algo está cambiando en ese hospital pero a la vez me molesta que ciertos profesionales se jubilen sin saber todo el daño que han hecho. Por otra parte, las ginecólogas que me atendieron en un primer momento eran jóvenes, aunque quizás ya ni trabajen allí. En cualquier caso yo me he quedado muy a gusto escribiendo mi carta y sabiendo que en algo va a contribuir al buentrato y el respeto a las madres y los bebés.

Por cierto, en otro orden de cosas y a pesar de que sea casual, es muy simbólica la fecha elegida (20-n), dado que el nombre de “La Paz” simbolizaba y celebraba el 25 aniversario de la victoria de la sublevación militar franquista (50 + 25 = 75 años de la finalización de la Guerra Civil en 1939).
contestación_LAPAZ